edubellver

Inicio » ÉTICA » Vivir dignamente,pero como morir?

Vivir dignamente,pero como morir?

Opinion

La muerte yo la entiendo como la fase final de la vida, los últimos alientos son parte de la vida y como vida que son hay que reivindicar que sean dignos.

El problema es la consciencia del que la esta viviendo, normalmente son los familiares los que toman las decisiones de estos últimos momentos, se da por sentado que el paciente tiene las facultades trastornadas por la enfermedad que padece, que le falta lucidez y raciocinio a causa de la debilidad física que conlleva estas situaciones de inactividad y respuesta del cuerpo.

El cambio de humor sin algún motivo aparente, las palabras incoherentes, nos refuerza la creencia de que el enfermo no es capaz de tomar las decisiones adecuadas para cada circunstancia y en ocasiones hasta se le oculta el verdadero estado de su dolencia.

A veces nuestro subconsciente se niega a aceptar el desenlace inevitable y por ese motivo no se traslada la información  al paciente, creando involuntariamente falsas expectativas y una visión erronea por parte del paciente.

agoniaEsta claro que cada persona reacciona de manera diferente en estos desenlaces, tanto enfermos como familiares, influirá mucho las creencias religiosas, el carácter, el tipo de enfermedad y el sufrimiento que conlleva, la proximidad familiar, el afecto y sentimientos y un sin fin de circunstancias que incluso hará que la misma persona reaccione de diferente manera en casos similares.

Esta claro que hay que respetar las voluntades que se hayan tomado por el paciente  con anterioridad como son los casos en los que se ha hecho el testamento vital para morir, según su parecer, dignamente.

Básicamente los testamentos vitales viene a decir estos tres puntos

1. Deseo finalizar mi vida con una limitación del esfuerzo terapéutico, evitando todos los medios artificiales, tales como técnicas de soporte vital, fluidos intravenosos, fármacos (incluidos los antibióticos), alimentación artificial (sonda nasogástrica) o cualquier otro tratamiento que pueda prolongar mi supervivencia.

2. Deseo unos cuidados paliativos adecuados al final de la vida, que se me administren los fármacos que palien mi sufrimiento y aquellos cuidados que me ayuden a morir en paz, especialmente –aún en el caso de que pueda acortar mi vida- la sedación terminal.

3. Si para entonces la legislación regula el derecho a morir con dignidad mediante eutanasia activa, es mi voluntad morir de forma rápida e indolora de acuerdo con la lex artis ad hoc.

Para informarse de la legislación en cada comunidad autónoma podéis ver este enlace cilca aquí

En otros casos hay que tener claro que alargar el desenlace del paciente, en ocasiones es una postura que en parte es egoísta pues lo que en realidad queremos es tenerlo más entre nosotros pero no vemos que le ocasionamos una agonía, un sufrimiento innecesario pesando más nuestro deseo de seguir viéndolo, calmando sus males, demostrarle el cariño que creemos que no le dimos cuando tuvimos ocasión, pero eso nos alivia a nosotros y no al enfermo, porque resulta doloroso aceptar que se va a ir y ya no lo podremos ver, es una despedida definitiva.

fin-del-camino.En otras ocasiones es el paciente el que se aferra a la vida haciendo esfuerzos para soportar los síntomas, en esos casos lo digno es dejarle luchar por muy doloroso que nos parezca pues sería inhumano desalentarle antes de que el mismo se de por vencido.

Como ya he mencionado cada caso es diferente pero bajo mi punto de vista actual no hay que mentir ocultando la realidad para que sea el propio protagonista el que tome la decisión de como afrontar la situación y facilitarle el camino que haya elegido que aunque no nos lo comunique nos daremos cuenta de la elección tomada.

Yo por mi parte prefiero , cuando llegue el momento, que no me alarguen la agonía artificialmente ni aún en el caso de que médicamente tenga una continuidad en la que no pueda ser autosuficiente pues la dependencia solo la admito si viene en un proceso en el que no cabría la muerte y todo y así prefiero la eutanasia a la total dependencia.

SON LOS CONCEPTOS DE DIGNIDAD CON LOS QUE HEMOS VIVIDO LOS QUE NOS MERECEMOS EN LA MUERTE

Si no queréis que los médicos os alarguen la vida artificialmente haced el testamento vital para que los familiares puedan cumplir vuestros deseos


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 220 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: