edubellver

Capitulo III

Poco antes de llegar el invierno, falleció el jefe de estado, Luis no tenía realmente una conciencia política,  si notaba que socialmente habían muchos tabús por romper, pero no lo asociaba con la política que ejercía el gobierno.

Se dio cuenta de la euforia que se instaló en los compañeros de trabajo al enterarse de la muerte del dictador, nunca hubiera pensado que se pudiera celebrar  de aquella manera la muerte de alguien.

Esa noche la policía iba cerrando locales de copas para impedir los festejos espontáneos que  se improvisaban por todos los barrios de la ciudad, muchos locales continuaban la fiesta a puerta cerrada, a pesar de la prohibición explicita que les habían hecho las patrullas de policía.

Como podía haber gobernado un personaje tan odiado??? se preguntaba, y atando cabos llegó a la conclusión de que la represión sufrida por la población era el motivo de los tabús que tenía la sociedad. La gente no hablaba según de que cosas llegando a auto reprimirse ellos mismos, estaban tan acostumbrados a  la intromisión de la censura en sus vidas, que censuraban cualquier anomalía social que pudiera perturbar el orden social establecido.

Fue como si todo el mundo se hubiera liberado al mismo tiempo, la policía no podía contener a la gente, y.. había mucha policía, pero mucha, mucha más gente que se sintió libre,  ya no se intimidaban por la mera presencia policial, no infringían ninguna ley, no se amedrentaban ante las indicaciones de luto y respeto que intentaban imponer los policías en sus patrullas

Estos hechos despertaron en él una conciencia política, relacionando la sociedad con la política y como habían cosas en esta sociedad que quería cambiar, vio en el cambio que estaba produciéndose la única manera de intentar transformar la sociedad.

La gente empezó a plantear sus carencias en las calles formando manifestaciones prácticamente todas las semanas, en estas manifestaciones se pedía lo que hasta ahora nadie se había atrevido a pedir, parecía que toda la censura, la represión, las amenazas, las hubiera hecho el recién fallecido y no el gobierno en su conjunto ya que los ciudadanos habían perdido el miedo.

Muchos cambios se estaban produciendo en la sociedad de aquel entonces que unido a los cambios hormonales que su cuerpo sufría, desencadeno una escalada de acontecimientos que puede que tarde siglos en repetirse

Tuvo contactos con diversos partidos, a pesar de la ilegalidad, pero no  congenió con ninguno, pero en estos contactos se enteró de la represión que se había ejercido  con los que se habían opuesto al régimen, la cantidad de presos políticos  que llenaban las prisiones, los hechos del mayo del  68  en París,  y los cambios que se produjeron en la sociedad francesa, le llego la información de todo aquello que se había silenciado por la censura y el temor popular.

El  esperaba algo parecido al mayo del 68 francés, una movilización espontánea, sin lideres que decidieran la continuidad o la paralización de la movilización y esto le llevo a relacionarse con ácratas, con los que llegó a tener mucha afinidad

La diferencia entre los partidos políticos y los movimientos anarquistas era que los partidos le buscaban a él, comiéndole el coco de que ellos eran la mejor solución para cambiar la sociedad y lo tenían todo organizado con las cadenas de mando ya establecidas. En cambio los ácratas no lo intentaban captar,  simplemente estaban allí y si te parecía bien te acercabas, te unías y te organizabas con ellos, sus estructuras eran  casi inexistentes y varías corrientes confluían en la organización sindical que habían mantenido unos abuelos en el exilio que se les estaba yendo de las manos por la incorporación de nueva gente que tenía claro que eran el relevo de los abuelos, su máxima era “la organización eres tu”, osea si no te gusta cámbiala teniendo una plena libertad pero a la vez una implicación cada vez más intensa.

Se convirtió en un activista asiduo a las manifestaciones que clamaban libertad, sensibilizándose y solidarizándose con las protestas. Tuvo suerte y lo máximo que le pasó fue unos porrazos en alguna de las manifestaciones a las que acudió, nunca llegaron a detenerlo ni a ficharlo y sus ansias de libertad cada día eran más fuertes.

La vez que más se asusto fue a la salida de un concierto en el que se pasó la consigna de ir a la prisión al acabar el concierto para pedir la amnistía de los presos políticos. En aquel entonces no había teléfonos móviles y las consignas se pasaban de boca en boca. Al terminar el concierto todo o casi todo el mundo se quedo por las cercanías, esperando alguna señal. Se empezaron a oír unas palmas en una o dos confluencia de calles más abajo y un torrente de personas empezaron a caminar en esa dirección para unirse y formar la manifestación.

Todo iba como siempre, y como siempre se empezó a oír sirenas que después se transformaron en luces que formaban una pared  en la interjección de la calle por la que iba la manifestación con una gran avenida. Como siempre también se empezó a pasar otra consigna, sabían que no podrían pasar y que la policía iba a cargar disolviendo la manifestación. La consigna era un cruce de calles donde reunirse para reanudar la manifestación después de la carga policial y seguir hasta la prisión.

Cuando llegó a la nueva cita tan solo se habían reunido quizás unas cien o ciento veinte personas, sonaron las palmas y acudieron unas cuantos más  iniciando la marcha hacia la prisión, la manifestación inicial era mucho más multitudinaria tal vez unas tres o cuatro mil personas, ahora parecían un grupo de amigos en comparación.

Al llegar a una avenida con paseo central fueron sorprendidos por todo el despliegue policial que había disuelto la gran manifestación medio kilometro más abajo, Había más policía que manifestantes, aparecieron tanto por delante como por detrás, no formaron cinturón, sino que tal como salían de los vehículos corrían hacia los manifestantes con la porra en la mano. Los antidisturbios tenían una técnica para derribar a los manifestantes en persecución, al llegar al lado del perseguido con la porra por abajo golpeaban detrás de la rodilla con un golpe horizontal hacia delante, el perseguido perdía el equilibrio cayendo hacia atrás generalmente, al final de la trayectoria retrocedía la porra con contundencia elevándola  a la altura en que se encontraba la cara del manifestante en plena caída hacia atrás, QUE PERFECCIÓN HABÍAN ADQUIRIDO!!!!,  después todo policia que pasaba soltaba un porrazo al que estaba en el suelo boca arriba. Pocos fueron los que consiguieron salir indemnes por las aceras laterales, sorprendentemente no hicieron prisioneros, generalmente los últimos antidisturbios arrestaban y detenían a los manifestantes caídos al suelo, pero en esta ocasión nadie los detenía y tal como paraban los golpes casi todos se levantaban y ayudando a ponerse en pie a los que tenían dificultad corrían logrando escapar.
Luis llevaba una abrigo de ante con un forro de piel de borrego por dentro, lo que amortiguo los porrazos que recibió, decidió no continuar hacia la prisión y marcho con un pequeño grupo en dirección a la estación de metro más próxima, tres manzanas andaron cuando oyeron gritos de “amnistía libertad” era el grueso de los manifestantes que se habían disuelto en la primera carga y reunido más tarde. El grupo al que se había unido en el segundo salto se había anticipado al reunirse y salir siendo tan pocos y tal vez porque estaba la otra gran manifestación la policía no se habían parado a hacer detenciones. Vio a gente conocida que le dijeron que se uniera pero  decidió que ya había recibido suficiente por esta noche, advirtió de lo que había esperándoles y se marcho a descansar .

En la facultad entró con mal pie. En el discurso de bienvenida del rector tuvo un encontronazo. El rector parecía que quisiera desanimar a los alumnos diciendo que la carrera de biológicas no tenía salida laboral y que solo se la recomendaba a los hijos de gente adinerada que pudieran montarse un laboratorio propio. Luis explotó y le pregunto si el era hijo de gente adinerada y que si era así podría dejar el trabajo de la facultad para un biólogo en paro. La cosa pareció olvidarse hasta el final de curso, después de hacer un estupendo examen obtuvo un 4,4 de nota. Era imposible, justamente habían puesto los temas que más se había preparado. Al ir a pedir revisión de examen el rector le dijo que volviera la semana próxima porque esta estaba muy ocupado y al día siguiente levanto acta de las notas.

Se dio cuenta de que no podría cursar la carrera universitaria estando aquel decano por medio en su asignatura principal, planteándose que hacer de ahora en adelante pues sus metas  se habían truncado, cosa que no se había planteado hasta dentro de cuatro años, cuando hubiese terminado la carrera.

Algunos amigos fueron llamados para hacer el servicio militar, algo que era obligatorio en aquel entonces, alguno de sus amigos habían pasado casi la mitad del servicio en el calabozo por no cumplir las ordenes como era debido y Luis se empezó a plantearse como iba a pasar un año encerrado obedeciendo ordenes absurdas que a él no le incumbían.

Empezó a mirar como podría escaquearse del servicio militar, habló con estudiantes de derecho cuando entro en la facultad. Estuvo a punto de casarse con una amiga que era madre soltera para librarse, cuando ya tenían los papeles para casarse el padre biológico del bebe se planteó que mejor lo reconocía como hijo suyo y así el día de mañana el niño no tendría el mismo problema que Luis, Pues como era Inglés-sudafricano podría acogerse a la doble nacionalidad y en Inglaterra el servicio militar era voluntario y profesional.

No se sentía identificado con una bandera que hasta aquel momento había representado toda la represión ejercida sobre el pueblo, la veía como un trozo de trapo bajo el que se escudaban los que ejercían la represión, una escusa para declarar hasta la guerra a los que ofendían a la bandera y la patria en la que morían los hijos del pueblo en el frente mientras los hijos de los mandatarios se quedaban en los cuarteles, no, el no iba a pelear por ningún trozo de trapo, ni por el que representaba a la dictadura ya caduca, ni por los que asomaban reivindicando una soberanía perdida hace siglos.

El concepto de libertad que había adquirido no se veía limitado por las fronteras de una nación, ni por los colores de una bandera, había encontrado el significado a la palabra ciudadano del mundo

Tenía claro que lo que planease no se iba a interrumpir por el servicio militar, pues no estaba dispuesto a hacerlo aunque lo declaran prófugo. Estaba naciendo un nuevo movimiento que luchaba por la eliminación del servicio militar obligatorio en el que la gente se declaraba objetor de conciencia respecto al uso de las armas y al ejercito como tal.


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: